La verdad

La verdad es que esto es una puta mierda. Si, soy mal hablada, no soy tan señorita. Y la verdad es que me gusta.

La verdad es que no soy constante, aunque en el curso de psicología del que formé parte en octubre me dijeran que sí que lo soy, sin preguntar. Debí haber escrito aquí esa experiencia tan enriquecedora. Quizás lo haga. No quiero que caiga en el olvido.

La verdad es que no sé qué hacer con mi vida. No veo la luz, todo es oscuridad. Parece que despierto, que vivo aquí y ahora; que me vuelvo a ilusionar, a tener esperanzas… Y vuelvo a caer en las sombras.

Caigo en el abismo más infinito sin cuerda a la que agarrarme, sin mano que me sostenga.

La verdad que mi fuerte no es pedir ayuda, siempre pienso que molesto. Además, esto no sólo me afecta a mi si no a mi entorno más cercano: percibo cómo están, por lo que llevo alrededor de dos semanas fingiendo estar mejor, cuando la realidad es que me consumo por dentro. Llueve por dentro. No para de llover.

Ojalá mañana, después de haber soltado parte del lastre aquí, salga el sol. Lo necesito. Necesito que acaricie mi piel. Necesito que entre en mí.

Ojalá.

Categorías:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s