Lo que llevas arrastrando.

Sesión con psicóloga en salud mental.

Esta vez la cita era casi para mi madre. Psicóloga preguntando, como en un interrogatorio y eso si, esta vez con un mínimo de empatía, cómo fue el embarazo de mi madre, cómo fue mi infancia, mi juventud, adolescencia y madurez. Verme desde el corazón de mi madre, su malestar por no hacer las cosas todo lo bien que creía deber, estando la mayor parte del tiempo sola con dos niñas pequeñas. Lo cierto es que no se lo he echado nunca en cara ni siquiera lo he pensado. Recuerdo que la ayudaba en lo que podía con mi hermana. Pero sí que entiendo ahora el cuento que escribí, en el que padre y madre están ausentes. Entre medias me tocó el turno a mi. Y volver no sólo a revivirlo todo, si no contarlo en voz alta… Además, con todo “lujo” de detalles respondiendo a las preguntas de la doctora… Abuso, bullying y otras tantas experiencias traumáticas. Cuando terminó me dijo: bueno te voy a mandar otra cita para Diciembre ¿vale? Que llevas muchísimo arrastrando desde tu infancia.

Cuando salí recogí el parte de valoración por la psiquiatra: Pasamos a trastorno mixto ansioso-depresivo. Personalidad anormal en estudio. Suena tan esperanzador.

Una vez fuera yendo hacia la parada del autobús me vino otro recuerdo.

Llegué a mi casa. Comí algo y me acosté. He llegado tarde al taller de escritura, mi refugio. Muy nerviosa, intentando distraerme. Y allí, entre notas musicales y letras, también de mis compañeras ha acabado saliendo todo vía llanto desconsolado. Iba muy vulnerable, ahora que lo pienso. Ni siquiera he leído ni enseñado el libro que me estoy leyendo, no me salía la voz, para variar. Después de ello he tenido que volver a contarlo, aunque algo menos.

No tenía ganas de volver a casa así que, como J. K. Rowling escribe desde la voz del profesor Lupin cuando Harry vive su primera experiencia con un dementor: “el chocolate te hará bien”. He ido en su busca.

Chocolate para el alma

Llevo un rato con jaqueca y me viene a la mente algo que me dijo mi madre no hace mucho:

– No duele la cabeza, duelen los pensamientos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s